Los ajustes en gobernación, Martina Rodríguez y Joel Guerrero

Por: Manuel Ibarra Santos

Zacatecas, Zac.- La llegada de Martina Rodríguez -una profesora normalista, con trayectoria política, capacidad y honestidad-, a la delegación de la Secretaría de Gobernación en Zacatecas, rompe y derrumba la hegemonía del control que en esa área había ostentado por años el grupo político Alonso/Tello y que el hidalguense Joel Guerrero ejerció en la más reciente etapa. Si se ve en retrospectiva y prospectiva, no es un asunto menor, por el impacto que pudiera tener en los acontecimientos del futuro mediato e inmediato en la entidad.

Cobra importancia dicho relevo por varias razones obvias: desde ese espacio institucional se ejercía dominio y control en las acciones de las delegaciones federales en Zacatecas, se marcaba línea a las dependencias estatales y se operaban, incluso, proyectos políticos multipartidarios.

En el período de Joel Guerrero Juárez, se potenció el trabajo en la delegación de la secretaría de Gobernación en Zacatecas y esta adquirió una relevancia inusitada, nunca antes registrada. Desde ahí se tomaban importantes decisiones y muchos actores políticos oficiales y oficiosos acudían a consultas y asesorías obligadas con Joel.

No solamente se procesaban en esa dependencia con el aval de Alonso/Tello los perfiles de quienes debían ocupar las delegaciones federales, sino de algunos puestos estatales y de representación popular. Sólo podían trascender los que tuvieran la autorización y el fierro tatuado de esa cofradía.

La autoridad que le otorgaron a Joel Guerrero en Zacatecas respondió precisamente a esa función que jugó como enlace con los grupos que promovieron, en el 2010, la candidatura de Miguel Alonso al gobierno de la entidad y, después, en el 2016, la de Alejandro Tello.

Por lo que se ve, dicho grupo estará luchando con fuerza y fuego la continuidad para mantener el poder por un tercer sexenio. Su permanencia dependerá de una serie de alianzas, que ahora se les complica, porque no tendrán el apoyo del presidente, como lo tuvieron con Enrique Peña Nieto.

Joel Guerrero sabe que las actuales circunstancias no le favorecen, aunque él presume que cuenta con acuerdos con gente cercana a AMLO. Por supuesto que miente.

LA PARADOJA Y EL CAMBIO EN GOBERNACIÓN.

En la delegación de la Secretaría de Gobernación en Zacatecas, se dio el relevó de su titular, con la modestia que caracteriza a la profesora Martina Rodríguez. Sin aspavientos tomó posesión. Pero su trabajo será esencial en la construcción de la transición que generará el proceso electoral 2020/2021.

Paradójico. El arribo de Martina Rodríguez a esta importante dependencia se da con el incuestionable respaldo y apoyo del senador Ricardo Monreal Ávila y de Olga Sánchez Cordero, en momentos en que se discute en el ámbito local, sobre sí el monrealismo, como fuerza política, es un mito o no.

Pero hay otro dato interesante. En los corrillos de esa expresión, corre la versión de que Enrique Laviada, de manera por demás influyente, aceleró la decisión en esa dependencia, operando de manera mesurada y prudente el enroque. Dicho posicionamiento describe el hecho de que él estará jugando un papel protagónico central en el ánimo del senador Ricardo Monreal. Eso está fuera de toda duda.

JOEL GUERRERO Y EL SECTOR EDUCATIVO:

Nadie puede negar la trayectoria de Joel Guerrero Juárez en el sector educativo del Estado de Hidalgo. Pero su paso como titular de la Secretaría de Educación de esa entidad, estuvo marcada por la polémica.

En especial dos eventos irregulares, entre otros, marcaron el paso de Joel Guerrero como Secretario de Educación de Hidalgo (SEPH): 1).-el delito de peculado en que incurrió su director de recursos humanos, José Antonio Turribiarte, por 126 millones de pesos; y 2).-la amplísima red de corrupción en el que se vieron involucrados casi 30 servidores públicos del sector educativo por el manejo incorrecto, discrecional e ilegal de más de 500 millones de pesos, del programa escuelas de tiempo completo. Sobre estos y otros hechos se abrieron carpetas penales (la 354/16 y 355/2016). Estos temas todavía se mantienen frescos en los escenarios mediáticos de Hidalgo (Fuentes: Heraldo de México, 23 de julio del 2017; periódico digital Criterio, 7 de enero-2019).

Cierto, como la exsecretaria Rosario Robles Berlanga, Joel puede argumentar que él está con las manos limpias. Pero no puede negar que esos y otros casos similares pasaron durante su administración como Secretario de Educación Pública de Hidalgo.

Por lo pronto, Joel Guerrero está echado para adelante, impulsando en Zacatecas el proyecto de continuidad transexenal, cuando en su tierra de origen no goza de la credibilidad suficiente para sostener su proyección como político. Es un ejemplo de gran solidez moral, de las caras nuevas importadas que vienen a ayudar a nuestro Estado.

Etiquetas

Noticias relacionadas

*

*

Top
CLOSE
CLOSE